Voces de la VIDA ETERNA

A la memoria del autor JOSÉ NEULIST – QPD – – Como contactar seres queridos que viven en el mas allá

Alma

De todas las formas de supervivencia post-morten, la más lógica debía ser la Reencarnación. Si la materia se transforma ¿Por qué no también el Alma ?

                                                                               Jorge Luis Borges

 

El cuerpo tiene un tiempo biológico para moverse y expresarse en este planeta tierra. Es el vehiculo preciado del alma que lo utiliza para experimentar personajes y situaciones en este trayecto, condicionado por leyes materiales que hacen que después de un tiempo, esa misma alma va cambiando de vehículo así como nuestro cuerpo cambia de ropa.

El alma no gana ni pierde, no nace ni muere, no negocia ni manipula, no tiene miedo, no siente dolor o placer. El cuerpo sí, el ego, la mente, están sujetas a esas características ajenas al alma.

No morimos nunca, simplemente cambiamos de nivel de conciencia. Al ser nuestros seres queridos también inmortales nunca llegamos a separarnos de ellos.

No nacemos en nuestra familia por accidente, ni por casualidad. Elegimos las circunstancias y preparamos un Plan para nuestra vida antes incluso de ser concebidos. Nos ayudan, en esa preparación, los seres espirituales llenos de amor que después nos guían y protegen mientras estamos en el cuerpo físico y se va desarrollando el plan de nuestra vida. Existen pruebas importantes de que vemos los principales acontecimientos de la vida que tenemos por delante, los puntos del destino, en la etapa de preparación que precede a nuestro nacimiento.

En realidad somos seres inmortales que no mueren nunca y que nunca se separan energéticamente de los que aman. Tenemos almas gemelas y familias espirituales que son eternas. Los espíritus guardianes nos guían y nos aman siempre- Nunca estamos solos.

Se trata de pruebas clínicas recopiladas por terapeutas a partir de pacientes que han experimentado recuerdos previos al nacimiento mientras realizaban regresiones. Según estas experiencias, está programado quienes serán las personas más importantes que conoceremos, cuáles son los reencuentros con las almas gemelas y compañeros del alma.

Cuando morimos y nuestras almas progresan hasta dimensiones superiores, nos llevamos nuestros comportamientos, nuestras acciones, nuestros pensamientos y nuestro conocimiento. La forma de tratar a los demás en las relaciones es infinitamente más importante que lo que hemos acumulado materialmente.

Cuando el psiquiatra Raimond Moody, que tuvo la oportunidad de estar con pacientes moribundos, que ven a sus padres fallecidos o a otros familiares que les reciben en su dimensión o que vienen a buscarlos. Esos pacientes me han contado sus visiones y experiencias antes de dejarnos. En las experiencias cercanas a la muerte, la persona regresa a su cuerpo físico, mientras que en las post-morten el alma sigue avanzando.

El ser humano tiene tres cuerpos básicos, el cuerpo físico, un segundo cuerpo llamado Periespíritu y el Espiritu o Alma.

El cuerpo físico es la envoltura que el Espíritu necesita para hacer su experiencia en la vida terrenal. El periespíritu es conocido desde la más lejana antigüedad con diferentes nombres. Es el famoso doble etérico de las filosofías orientales. Pitágoras lo menciona como ”carne sutil del alma”, Aristóteles lo llama “cuerpo sutil y etéreo”,   Paracelso ”cuerpo astral” y Allan Kardec “periespíritu”.

Este cuerpo sutil es el lazo que une el Espiritu al cuerpo material. El Espiritu lo forma tomando elementos del medio ambiente y del fluído universal. Esta formado al mismo tiempo por electricidad, fluido magnético, y hasta cierta cantidad de materia terrestre. Se conecta al cuerpo físico a través de puntos y centros energéticos y se mantiene unido a él, gracias al Cordón de Plata o hilo fluídico.

Espiritu o Alma. Hablamos de Espiritu cuando nos referimos a los que no tienen cuerpo físico y llamamos Alma al Espíritu durante la vida terrenal cuando se tiene cuerpo físico.

Mientras estamos en esta vida debe existir una perfecta armonía, entre los tres cuerpos, para mantenernos en estado de equilibrio y salud y para que el espíritu pueda evolucionar y hacer una camino hacia la Luz.

 

 

 

 

 

Categoría: El Alma