Voces de la VIDA ETERNA

A la memoria del autor JOSÉ NEULIST – QPD – – Como contactar seres queridos que viven en el mas allá

TESTIMONIO DE UNA MADRE

 

“Oírla periódicamente me tranquiliza al punto de lograr una sonrisa y un cambio en mi estado de ánimo. Tengo contactos frecuentes con ella… las respuestas ante preguntas concretas son certeras. Ella, con su inconfundible voz y con claridad meridiana me respondió: “…Paz…Yo ahora en paz”. Esta respuesta por sí sola fue para mí una evidencia contundente de que la vida continúa”.

TESTIMONIO DE ALICIA M. SEGRE publicado en www.vidadespuesdelavida.com.ar – 14/04/2008

Soy Alicia, mamá de Laura Cristina.

Durante varios años de su vida, Laura sufrió depresión mayor y otras patologías relacionadas con esta cruel enfermedad.

Mi hija tenía una gran sensibilidad humana e inteligencia. Dotada de un gran poder de análisis, sentía que no tenía cabida en este mundo y no encontraba su lugar. No tenía paz en su vida. El 9 de julio de 2006, por su propia voluntad decidió partir a otro plano de existencia.

La vida me golpeó con el inmenso dolor de su pérdida física, del cual cuesta enormemente reponerse y salir adelante. El trance es devastador, por eso quiero que todos los que están en situaciones similares a la mía sepan que hay una luz de esperanza en el camino. La muerte no existe. Nuestros seres tan queridos “viven” en otra dimensión, acompañados por los seres de luz que los guían en paz y armonía en su evolución. Desde allí, su alma, su espíritu, su energía, se contacta con nosotros. Dios, con su inmenso amor, permite que ellos puedan manifestarse a través de señales o con sus propias palabras, en respuesta a nuestras lógicas preguntas de: ¿Cómo estás? ¿Estás bien? ¿Estás aquí? Mi hija siempre responde con amor y serenidad: “Estoy bien”, “Soy felíz”, “Juntas… estamos juntas”.

En mi caso particular, a los sesenta días de su partida física transcomuniqué por primera vez con Laura. Fue a las 5 ó 6 de la mañana. Me desperté repentinamente cuando tuve una señal de parte de ella. La oí claramente, ¿entre sueños?, que me decía “Es ahora mamá”. Presa de una gran ansiedad preparé mi grabador y realicé mi pregunta: “Hija querida, quiero saber como estás… si estás bien y en paz”. Ella, con su inconfundible voz y con claridad meridiana me respondió: “…Paz…Yo ahora en paz”. En el momento de producirse la grabación me pareció escuchar palabras. Al rebobinar y reproducir la cinta comprobé que era su misma voz y se entendían perfectamente sus palabras. Esta respuesta por sí sola fue para mí una evidencia contundente de que la vida continúa.

Desde entonces puedo seguir recorriendo el camino que me resta transitar en este mundo con la esperanza de reencontrarme con ella, en el momento que Dios lo disponga.

Oírla periódicamente me tranquiliza al punto de lograr una sonrisa y un cambio en mi estado de ánimo. Tengo contactos frecuentes con ella. Casi siempre quedan en mi grabador respuestas como:“Mami”, “Mamá”, “Ali”, “Madre”En otras oportunidades también me ha respondido “Soy Laura…Aquí estoy”Yo sé que es ella aunque no siempre se manifiesta con su propio timbre de voz, pero las respuestas ante preguntas concretas son certeras. Por ejemplo le pregunté: ¿Me podés decir tu nombre hija? y ella respondió: “Laura Cristina” (me dijo su nombre completo, aunque todos la llamaban Laura o Laurita y muchos, ni siquiera sabían de su segundo nombre).

Por este medio, quiero agradecer con toda mi alma al Grupo Argentino “Viaje Infinito hacia la Luz ”, especialmente a los pioneros de la Transcomunicación Instrumental en nuestro país, Noelia y Luis Mariani (amigos personales míos y de mi esposo desde hace casi 20 años), Amalia Ayala y Néstor Sanzón, que me enseñaron las técnicas de grabación y a todos los demás integrantes del grupo que me acompañan desinteresadamente con su comprensión y afecto durante las reuniones personales. Todos los primeros sábados de cada mes, llueva o truene, siempre están presentes con el mayor respeto y ética.

Gracias a todos. Alicia Mary Segré

Escuchar mensaje: 

Paz, yo ahora en paz