Voces de la VIDA ETERNA

A la memoria del autor JOSÉ NEULIST – QPD – – Como contactar seres queridos que viven en el mas allá

ESCUCHAR TRANSCOMUNICACIONES TESTIMONIALES

Testimonio 1:

          En octubre de 2007 viajamos a Chile con algunos integrantes del Grupo Argentino de la TCI para participar de un taller de intercambio de experiencias con colegas de ese país, que entonces estaban iniciándose en este apasionante tema de la Transcomunicación Instrumental.

 

          Veinte días antes hice contacto con mi madre,  Isabel, preguntándole si sabía a qué lugar viajaríamos pronto. Su respuesta sonó bastante extraña para mí en ese momento:

IGUAL VAN A IR A CHILE

(Las respuestas fueron repetidas por computadora cuatro veces para facilitar su comprensión).

          Esta premonitoria frase merece ser explicada. Desde el momento mismo de la organización del viaje por medio de una agencia de turismo de cierto prestigio comenzaron las dificultades. Las reservas hoteleras no estaban confirmadas, faltando pocos días para emprender nuestro viaje, según decían, porque no había lugar para todos en el mismo hotel (a pesar de haberlo convenido mucho tiempo antes con esta empresa), los pasajes aéreos llegaron a último momento con precios diferentes a los convenidos. Las promociones no eran las que nos habían prometido. En fin, se produjeron contratiempos de toda índole antes de la partida, que provocaron en nosotros un gran malestar.

          Pero esto no fue todo. El día de la salida seguimos sumando inconvenientes. Las ocho personas del Grupo Argentino de Transcomunicación Instrumental, junto a cientos de pasajeros más, nos vimos obligadas a deambular por el Aeropuerto Internacional de Ezeiza de Argentina durante más de cinco horas. El lugar era un caos, la línea aérea había cancelado varios vuelos, entre ellos el nuestro, y modificó los horarios de salida de otros. Nadie nos informó a qué hora sería la partida.

          Finalmente, después de tanta espera nos dijeron que podíamos embarcar. Durante los trámites en migraciones uno de los integrantes del Grupo no había advertido que su cédula del MERCOSUR estaba vencida, por lo que tuvo que pedirle a un familiar que fuera urgentemente a su domicilio para traer otro documento válido para emprender el viaje. Felizmente este familiar regresó muy pronto con la vieja libreta de enrolamiento del pasajero, justo a tiempo para embarcar. Por suerte, fue un vuelo sereno y agradable.

          Al arribar al Aeropuerto Internacional Comodoro Arturo Merino Benítez, de Santiago de Chile, otra vez nuestro compañero de la TCI fue demorado, ahora por los funcionarios locales. Ellos impugnaron el documento, porque la fotografía era muy vieja y no coincidía con la fisonomía actual del pasajero. ¡Claro!, habían pasado casi 50 años desde la emisión de la libreta de enrolamiento. Los funcionarios no entraban en razones, hasta que, después de consultar con sus superiores jerárquicos, le permitieron ingresar al país trasandino portando su antigua libreta.

 

 

 

          

          – Igual van a ir a Chile”, había dicho mi madre en la transcomunicación. Y así fue, a pesar de todos los inconvenientes sufridos, igual llegamos a Chile y lo pasamos muy bien en compañía de nuestros colegas del Grupo Chileno de Transcomunicación. ¡Cuánta razón tuvo mi mamá! ¡Igual fuimos a Chile!

______________________________________________________________________

Testimonio 2:

          Durante nuestras vacaciones en Mar Azul, una bonita playa de la provincia de Buenos Aires, en el verano de 2009, tuve una nueva confirmación de que mi papá siempre está en contacto directo conmigo, sea cual fuere el lugar del mundo donde yo me encuentre.

          Como lo hago habitualmente, en esta ocasión también le pregunté a don José si él me veía y, en tal caso, que me dijera cuál era el color de la remera que llevaba puesta en ese momento. Contestó sin dudarlo:

 

ES GRIS… ¡TODO!

¡Fue emocionante! El estaba allí, viéndome y  confirmando que no sólo mi remera era de color gris, sino también lo era el resto de mi vestimenta (zapatillas, medias y pantalón) cuando dijo: – “Todo”.

 

(Las respuestas fueron repetidas por computadora cuatro veces para facilitar su comprensión).

______________________________________________________________________

Testimonio 3:

          En una nueva transcomunicación, Alicia le preguntó a su hija Laura:

          – ¿Qué hacés en ese lugar donde estás?

          Y obtuvo una conmovedora, extensa y esperanzadora respuesta, probablemente, de uno o varios Seres de Luz, mientras se escucha un afinado coro de fondo:

LAURA_TIENE_EL_ANGEL_CANTA _CANTA LAURA

          Laurita, durante su paso por este mundo nunca tuvo acercamiento al canto o a la música. En cambio, en el mundo espiritual, es una de sus ocupaciones, según lo confirmó mi padre, en una de sus recientes transcomunicaciones. Cuando le pregunté si él la veía a Laura y si me podía confirmar si ella estaba en el coro.

          Mi padre respondió:

CANTA EN EL CORO_TRANQUILO. CANTA AQUI

          Don José confirmó que Laura cantaba en un coro del mundo espiritual.

_____________________________________________________________________

Testimonio 4:

Información publicada en el diario “La Nación” el 24-06-2012.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Al leer esta breve información, recordé que mi madre, Isabel Reinhardt, había trabajado en la Fábrica Argentina de Alpargatas, siendo muy joven.

Por eso, quise saber si ella aún lo recordaba desde el     mundo espiritual. ¡Y lo recordó! Una vez más respondió certeramente cuando le pregunté el nombre de la empresa en la que había trabajado en su juventud. Y lo hizo,   anticipándose a mi comentario y pregunta, al iniciar la transcomunicación.

          

          Respondió:

ALPARGATAS

(Las respuestas fueron repetidas por computadora cuatro veces para facilitar su comprensión).

          Evidentemente sus recuerdos están intactos, pese a que dejó el plano de existencia terrenal el 4 de enero de 1986.

_______________________________________________________________________