Voces de la VIDA ETERNA

A la memoria del autor JOSÉ NEULIST – QPD – – Como contactar seres queridos que viven en el mas allá

“LA CONCIENCIA SOBREVIVE A LA MUERTE FISICA”. Más testimonios.

“La medicina oficial considera que la conciencia es un producto del cerebro y por lo tanto desaparece cuando desaparecen las funciones cerebrales. ¡Pero la realidad y mi experiencia lo desmienten! Estos enfermos con sus EDM (Experiencias Después de la Muerte) demuestran que hay conciencia después de la muerte y la tenían cuando ya estaban clínicamente muertos y sus funciones cerebrales eran inexistentes”.
 Dr. Pim Van Lommel, médico cardiólogo; investigador de experiencias después de la muerte (EDM)

_____________________________________________________________________

“Si nuestra personalidad sobrevive, es estrictamente lógico y científico suponer que retiene la memoria, el intelecto y otras facultades y conocimientos que adquirimos en este mundo”.
Thomas Alva Edison (1847 – 1931) Inventor norteamericano.

_____________________________________________________________________

“Los parientes y amigos que han pasado a otro estado de conciencia no te olvidan. Están más a tu disposición en ese estado que cuando vivían en la Tierra. Muy a menudo vienen a observar tus vibraciones. Al mismo tiempo, no porque se los llame el espíritu dejará todo para ponerse en contacto contigo. Ellos tienen el libre albedrío y lo utilizan como en la tierra”.
James van Praagh. “Hablando con el cielo”. Editorial Atlántida.

_____________________________________________________________________

“La esencia de una persona deja el cuerpo, como lo hace una mariposa al dejar su crisálida”.
Mabel Rowland (1942) Medium, EE.UU.

_____________________________________________________________________

“No sólo creo que hay vida después de la muerte, sino que lo sé, tenemos datos suficientes verificables y es importante compartir este conocimiento con la gente”. 
Elizabeth Kübler-Ross. Médica psiquiatra, autora de “La rueda de la vida” y “La muerte un amanecer” entre otros.

_____________________________________________________________________

“A la luz de la conciencia, todo vive. No hay principios ni finales. Estos no son más que fabricaciones de la mente. Las moléculas se disuelven y desaparecen, pero la conciencia sobrevive a la muerte de la materia en la cual se aloja”.  
Deepack Chopra, científico, médico y maestro espiritual.

_____________________________________________________________________

“Experimentadores de todo el mundo, durante más de cincuenta años han estado grabando voces paranormales en cintas magnetofónicas. Muchos de esos mensajes afirman que provienen de seres amados fallecidos; no producen sólo ruidos o palabras sueltas, sino que dicen también el nombre del experimentador y responden a preguntas que se les hacen”. 
Víctor Zammit. Abogado e investigador. Autor de “El caso de la vida después de la muerte”.

_____________________________________________________________________

“Claro que nosotros también, en esta tierra, tenemos el deseo de comunicarnos con ellos, pero en la mayoría de los casos son ellos quienes toman la iniciativa para ayudarnos. La vida continua y la muerte no existe realmente”. 
Francois Brune. Sacerdote católico francés. Transcomunicador e investigador.  Autor de “Los muertos nos hablan”.

_____________________________________________________________________

“Puedo afirmar que la vida continúa en otra dimensión. Lo he comprobado yo mismo al reunir más de un millar de transcomunicaciones realizadas con diferentes interlocutores: mi padre don José, mi mamá Isabel, otros familiares y algunos amigos que dejaron este plano de existencia. Todos mis seres queridos que habitan el mundo espiritual conservan intactos sus recuerdos y afectos terrenales. Conocen nuestros nombres y sobrenombres. Están al tanto de los acontecimientos históricos y políticos ocurridos en este planeta -antes y después de su partida física- y responden con precisión a nuestras preguntas. Nos envían mensajes coherentes que quedan registrados en computadoras, grabadores, teléfonos y otros aparatos electrónicos, usando las técnicas de la transcomunicación instrumental”.

José Neulist

Transcomunicador y autor del libro argentino sobre la TCI “¡HOLA DON JOSÉ! DIÁLOGOS CON MI PADRE QUE VIVE EN EL MÁS ALLÁ.

_____________________________________________________________________

Las que siguen son algunas transcomunicaciones grabadas en el CD que acompaña mi libro (para escucharlas hacer clic sobre las respuestas subrayadas de color azul):

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  • Durante una transcomunicación muy reciente, quise saber si mi padre recordaba su oficio. Le pregunté:

– ¿Te acordás, papá, cuál era tu oficio en el mundo terrenal? 

Una vez más, la pregunta fue respondida certeramente. Dijo con claridad:

CARPINTERO

Sí, carpintero… ¡y de los buenos!

  • En otra ocasión quise saber si mi amigo José Infantino, que ya había iniciado su evolución espiritual, recordaba el nombre de la agencia de publicidad y receptoría de avisos donde trabajábamos. Y con absoluta precisión me respondió:

PEN ERA

  • Esa misma noche transcomuniqué otra vez con mi amigo para pedirle un consejo o ayuda para resolver un tema comercial. Y su breve respuesta fue:

CALMA

Esa palabra por sí sola bastó para que mis pensamientos fluyeran con el rumbo correcto.

  • En una oportunidad, con mi hermano Alberto nos disfrazamos durante el carnaval barrial con trajes de raso, de varios colores y con lentejuelas, que nos habían confeccionado mi mamá y mi abuela Ana. Una vez la pregunté a mi mamá, en una transcomunicación, si recordaba de qué nos habíamos disfrazado.

Sí, se acordaba perfectamente y respondió con su certidumbre habitual:

PIRATA 

  • En una de las transcomunicaciones con mi tía Eva le pregunté con quién estaba, y respondió nombrándola a su hermana Ana, quien falleciera muchos años después que ella.

ANA

Para mí fue más que suficiente. Por esa única palabra supe que están juntas en la otra dimensión.

  • Hice contacto con don José para pedirle, una vez más, que me dé evidencias respecto de la otra vida y, especialmente, en relación con el probable reencuentro son sus seres queridos:

– Querido papá, estoy publicando tus testimonios. ¿Con quién estás?

MI PAPÁ / ANA

Indudablemente, don José estaba junto a su padre, el abuelo Esteban, y su hermana Ana.

  • En mi primera transcomunicación con el abuelo Juan, le pregunté:

– ¿Te acordás abuelo, qué hermoso regalo nos hiciste cuando aún éramos chicos Alberto y yo?

BICICLETAS

Juan, sin titubear, como si estuviera cantando, dijo que nos había regalado las bicicletas que tanto habíamos soñado Alberto y yo.

  • En otra transcomunicación relacionada con la llamada Revolución Libertadora de 1955, le pregunté a mi padre:

– ¿A qué país limítrofe huyó Perón al producirse el golpe?

PARAGUAY

Sí. Correcto. Juan Perón renunció a la presidencia de la Nación y el 20 de setiembre por la mañana pidió asilo en la Embajada de Paraguay, embarcándose en una cañonera militar de ese país, gobernado con mano dura por el general Alfredo Stroessner.

  • Pregunté en una transcomunicación, esta vez realizada con mi madre:

– ¿Te acordás mamá qué vehículo compré con los ahorros que vos, mes a mes, separabas de mis ingresos?

MOTONETA

¡Cuántas satisfacciones tuve con mi motoneta durante esos años de trabajo, pero también de sana diversión y esparcimiento!

  • Durante un período muy convulsionado, tuve que cumplir con el servicio militar, que aún era obligatorio en la Argentina. En una transcomunicación con mi padre le pregunté si aún recordaba dónde quedaba el cuartel al que me habían destinado. Me contestó puntualmente:

ZAPALA 

  • Sentí una enorme alegría cuando me dieron de baja y pude retomar mi trabajo en Hopkins Publicidad, una de las agencias de publicidad más importantes de aquella época.

Nuevamente, don José, recordó en una transcomunicación lo bien que me iba en ese lugar. Certificó:

YA GANABAS MUCHA PLATA 

  • Transcomuniqué otra vez con él:

– ¿Te acordás, querido papá, el color del auto cero kilómetro que pude comprar cuando trabajaba en Ricardo De Luca -otra de las agencias de publicidad de aquellos años llamadas “grandes”, en la que comencé a trabajar en 1970- ?

ERA BLANCO

Mi padre respondió al instante. Evidentemente conservaba su memoria intacta en el más allá.

  • En una nueva comunicación electrónica con don José, le pregunté sobre la salud de mi madre y él recordó con precisión la gravedad de su enfermedad. Sintetizó en su respuesta:

CORAZÓN 

  • Cuando le pregunté a mi padre sobre la presidencia de Galtieri, respondió  también sintéticamente, con una sola palabra, que me hizo recordar esa desgraciada época de la política Argentina:

FALKLAND

  • La junta militar de turno llamó a elecciones para el 30 de octubre de 1983. Le pregunté a mi padre:

– ¿Me podés decir el nombre del radical que asumió en 1983?

GANARON. ALFONSÍN

Fue tal como respondió papá. Volvió la democracia a la Argentina, de la mano del candidato de la Unión Cívica Radical, Raúl Alfonsín, quién derrotó al del peronismo, Italo Argentino Luder.

  • En una nueva transcomunicación pregunté:

– ¿Te acordás, papá? Tu nieta mayor, Laura Patricia, se casó muy joven y en 1988 fuiste bisabuelo. ¿Me podés dar el nombre de tu bisnieta?

ELIANA

Y agregó:

ESTÁ EMBARAZADA

No sólo la nombró a su bisnieta sino que también afirmó que ella estaba embarazada. Efectivamente, así fue. Ella había cumplido 21 años, se casó y estaba embarazada de 8 meses al momento de escribir mi libro. ¡Y don José lo sabía!

  • Como lo hago habitualmente, en esta ocasión también le pregunté a mi papá si él me veía y, en tal caso, que me dijera cuál era el color de la remera que llevaba puesta en ese momento. Contestó sin dudarlo:

ES GRIS… ¡TODO!

¡Fue emocionante! Él estaba allí, viéndome y confirmando que no solo mi remera era de color gris, sino también lo era el resto de mi vestimenta cuando dijo “¡TODO!”. Justamente llevaba puesto, además de la remera gris, pantalón corto, medias y zapatillas grises. ¿Casualidad?

  • A comienzos de 2009 quise saber si mi padre, que había dejado su vida terrenal en mayo de 2000, estaba al tanto de los históricos cambios políticos que se sucedieron en el mundo después de su partida. Y le pregunté:

– ¿Quién es el presidente actual de los Estados Unidos?

Su respuesta fue exacta como siempre:

OBAMA

Ciertamente, Barack Obama, el primer presidente negro de los Estados Unidos, había asumido el 20 de enero de 2009. ¿Cómo pudo saber mi padre de la existencia de este político, si cuando él emprendió su viaje al más allá Obama ni siquiera era un personaje conocido en su propio país, y mucho menos en la Argentina?

  • Disfrutábamos de nuestro placentero viaje de regreso. El avión iba repleto de pasajeros, en su gran mayoría turistas de habla inglesa. Un fuerte murmullo se añadía al ruido de las turbinas. Sin duda, no estaban dadas las mejores condiciones para realizar una transcomunicación, pero intuitivamente supe que debía hacerlo. Una vez más hice la invocación a don José, solicitándole un testimonio acerca de su probable presencia espiritual allí, acompañándonos. Y dio su testimonio, tal como se lo había pedido:

PUBI, TE QUIERO… ¡MUCHO!

Como siempre, mi padre estaba allí conmigo, en esencia y con todos sus conocimientos, sentimientos y recuerdos indemnes. Con su timbre de voz y acento inconfundibles, respondiendo de nuevo a mis preguntas, llamándome además por mi apodo.

_____________________________________________________________________

 


 

 

NUESTROS SERES QUERIDOS DEL MÁS ALLÁ ESTÁN AL TANTO DE TODO LO QUE OCURRE EN ESTE MUNDO Y RECUERDAN SU PASADO TERRENAL.

Nuestros queridos invisibles del mundo espiritual conservan intactos sus recuerdos y afectos. Ellos están al tanto de todo lo que ocurrió en este plano de existencia terrenal antes y después de su partida. Lo testimonian así en sus transcomunicaciones:

…Mi madre no cocinaba por las noches, porque nuestras familias estaban acostumbradas a consumir lo que quedaba del almuerzo, completándolo con los clásicos fiambres alemanes que nunca faltaban en nuestra mesa.

En una transcomunicación con mi mamá, quise saber qué comíamos habitualmente por las noches y le pregunté:

– ¿Podés recordar qué había sobre la mesa?

Mi madre contestó:

-“Churrasco… nada, nada…”

Tal como ella lo afirmó, las carnes rojas no estaban al alcance de cualquiera en esa época, y mucho menos diariamente.

En cambio no faltaban: panceta y costillas de cerdo ahumadas, jamón crudo y cocido, queso de chancho, chorizos secos ahumados -del tipo conocido como salchicha húngara, larga, finita y bien condimentada- para comerlos en rodajas con pan bien crocante, y una importante variedad de fiambres típicos de la cocina alemana.

En el CD que acompaña mi libro “HOLA DON JOSÉ”, encontrarán muchas más transcomunicaciones testimoniales. 

 

 

MÁS TESTIMONIOS SOBRE EL LIBRO “HOLA DON JOSÉ”

Hola José!!!

Esta noche en National Geographic pasan Tabú y estás en el vídeo con Alicia. Aprovecho para mandarte un abrazo!!! También quiero enviarte toda la mejor energía en tus próximos estudios médicos. Tenés que guiar a mucha gente y todavía no termina tu misión.

Te quería comentar que la otra noche, leyendo tu libro: “HOLA DON JOSÉ”, me emocioné hasta las lágrimas, por varios motivos: por la sensibilidad y sencillez con que está redactado, por el detallado rastreo histórico articulado con las historias de vida de don José, y por el sentimiento que se palpa en cada hoja. TE FELICITO!!! por la voluntad, constancia, responsabilidad y emoción que transmitís en cada página. Tu papá estará orgulloso de vos!! Siempre seguiremos conectados.

Lic. Alejandra Bugnone, Mar del Plata, Argentina

Programa “UNA CARICIA PARA EL ALMA” FM HOLA 104.5 MAR DEL PLATA

__________________________________________________________________

Hola José, qué bárbaro tu libro!!!

Es delicioso. Lo voy leyendo de poco a poco para saborearlo mejor. Me encanta, me haces agua la boca con todos los guisos de tu mamá. Y mira que según eran pobres y comían tanta cosa tan deliciosa, en cambio nosotros de chicos “se nos escurría la baba” por probar un pedacito de jamón, ja ja ja. En casa no había $ para jamón.

Mi mamá engordaba un pavo para la Navidad y entre todos le quitábamos las plumas y lo cargábamos antes de que mi mamá lo pusiera a cocer. Eso sí, era riquísimo porque antes le daba de comer cebolla, cilandro, alguna vez también nueces ¡sabía delicioso! Todo lo que cuentas de tu infancia me lo imagino porque yo también lo viví. Repito, estoy encantada con tu libro… todo bellísimooooo. Un abrazoooototeeeeeee

Rosa Arpaiz, México DF

________________________________________________________________

Mientras escribía el libro, a la par le iba preguntando a mi padre don José, sobre hechos puntuales que habían ocurrido en nuestras vidas, en el país y en el mundo. Mi padre que vive en el mundo espiritual desde el año 2000, respondió certeramente a cada una de mis preguntas. Al pie encontrarán algunas de sus respuestas de voz publicadas en “¡HOLA DON JOSÉ! DIALOGOS CON MI PADRE QUE VIVE EN EL MÁS ALLÁ”.

Sin ninguna duda, nuestros familiares y amigos que nos antecedieron en la partida, están al tanto de todo lo que ocurre en el planeta Tierra, recuerdan perfectamente los sucesos vividos con anterioridad a su partida física y conservan sus sentimientos con la misma intensidad de siempre. He aquí algunos ejemplos en las transcomunicaciones que he obtenido:

 

 

Escuchar transcomunicaciones de ejemplo:

1_LA FERIA

5_LA CUEVA

9_ALEGRÍA_SAN JOSÉ

13_PERON

24_LONARDI

21_LANUS

31_ALSOGARAY

 

 

TESTIMONIO DE UNA MADRE

 

“Oírla periódicamente me tranquiliza al punto de lograr una sonrisa y un cambio en mi estado de ánimo. Tengo contactos frecuentes con ella… las respuestas ante preguntas concretas son certeras. Ella, con su inconfundible voz y con claridad meridiana me respondió: “…Paz…Yo ahora en paz”. Esta respuesta por sí sola fue para mí una evidencia contundente de que la vida continúa”.

TESTIMONIO DE ALICIA M. SEGRE publicado en www.vidadespuesdelavida.com.ar – 14/04/2008

Soy Alicia, mamá de Laura Cristina.

Durante varios años de su vida, Laura sufrió depresión mayor y otras patologías relacionadas con esta cruel enfermedad.

Mi hija tenía una gran sensibilidad humana e inteligencia. Dotada de un gran poder de análisis, sentía que no tenía cabida en este mundo y no encontraba su lugar. No tenía paz en su vida. El 9 de julio de 2006, por su propia voluntad decidió partir a otro plano de existencia.

La vida me golpeó con el inmenso dolor de su pérdida física, del cual cuesta enormemente reponerse y salir adelante. El trance es devastador, por eso quiero que todos los que están en situaciones similares a la mía sepan que hay una luz de esperanza en el camino. La muerte no existe. Nuestros seres tan queridos “viven” en otra dimensión, acompañados por los seres de luz que los guían en paz y armonía en su evolución. Desde allí, su alma, su espíritu, su energía, se contacta con nosotros. Dios, con su inmenso amor, permite que ellos puedan manifestarse a través de señales o con sus propias palabras, en respuesta a nuestras lógicas preguntas de: ¿Cómo estás? ¿Estás bien? ¿Estás aquí? Mi hija siempre responde con amor y serenidad: “Estoy bien”, “Soy felíz”, “Juntas… estamos juntas”.

En mi caso particular, a los sesenta días de su partida física transcomuniqué por primera vez con Laura. Fue a las 5 ó 6 de la mañana. Me desperté repentinamente cuando tuve una señal de parte de ella. La oí claramente, ¿entre sueños?, que me decía “Es ahora mamá”. Presa de una gran ansiedad preparé mi grabador y realicé mi pregunta: “Hija querida, quiero saber como estás… si estás bien y en paz”. Ella, con su inconfundible voz y con claridad meridiana me respondió: “…Paz…Yo ahora en paz”. En el momento de producirse la grabación me pareció escuchar palabras. Al rebobinar y reproducir la cinta comprobé que era su misma voz y se entendían perfectamente sus palabras. Esta respuesta por sí sola fue para mí una evidencia contundente de que la vida continúa.

Desde entonces puedo seguir recorriendo el camino que me resta transitar en este mundo con la esperanza de reencontrarme con ella, en el momento que Dios lo disponga.

Oírla periódicamente me tranquiliza al punto de lograr una sonrisa y un cambio en mi estado de ánimo. Tengo contactos frecuentes con ella. Casi siempre quedan en mi grabador respuestas como:“Mami”, “Mamá”, “Ali”, “Madre”En otras oportunidades también me ha respondido “Soy Laura…Aquí estoy”Yo sé que es ella aunque no siempre se manifiesta con su propio timbre de voz, pero las respuestas ante preguntas concretas son certeras. Por ejemplo le pregunté: ¿Me podés decir tu nombre hija? y ella respondió: “Laura Cristina” (me dijo su nombre completo, aunque todos la llamaban Laura o Laurita y muchos, ni siquiera sabían de su segundo nombre).

Por este medio, quiero agradecer con toda mi alma al Grupo Argentino “Viaje Infinito hacia la Luz ”, especialmente a los pioneros de la Transcomunicación Instrumental en nuestro país, Noelia y Luis Mariani (amigos personales míos y de mi esposo desde hace casi 20 años), Amalia Ayala y Néstor Sanzón, que me enseñaron las técnicas de grabación y a todos los demás integrantes del grupo que me acompañan desinteresadamente con su comprensión y afecto durante las reuniones personales. Todos los primeros sábados de cada mes, llueva o truene, siempre están presentes con el mayor respeto y ética.

Gracias a todos. Alicia Mary Segré

Escuchar mensaje: 

Paz, yo ahora en paz

 

 

 

INSTRUCTIVO PARA GRABAR Y NOTAS DE INTERÉS CIENTÍFICO

______________________________________________

INSTRUCTIVO BÁSICO PARA GRABAR Y ESCUCHAR LAS VOCES DE NUESTROS SERES QUERIDOS QUE VIVEN EN OTRA DIMENSIÓN.

  

Siguiendo los pasos del INSTRUCTIVO de la página Nº 193 del libro, cualquier persona, con un poco de práctica, también podrá grabar y escuchar los testimoniales y esperanzadores mensajes de sus seres queridos del más allá.

___________________________________________________________________

Grabar es fácil.

Los fabricantes de grabadoras de voz proveen, junto con el equipo, un completo manual de instrucciones para efectuar grabaciones de audio de excelente calidad. Cualquier persona puede hacerlo siguiendo las indicaciones proporcionadas.

Lo más difícil es detectar y escuchar las voces.

Con un poco de práctica, las voces provenientes de otra dimensión quedan registradas en grabadoras con casetes (cada vez más en desuso) o en las más modernas de tipo digital, en teléfonos celulares o en contestadores telefónicos. A medida que pasa el tiempo, hay cada vez más transcomunicadores e investigadores que utilizan potentes computadoras para transcomunicar. Si bien con la ayuda de estos poderosos ordenadores y sofisticados programas de edición de audio, placas de sonido y micrófonos de alta tecnología, se ha mejorado considerablemente la calidad de los mensajes recibidos, igualmente hay que afinar el oído para detectarlos y escucharlos.

Muchas veces, los mensajes son de buena calidad y se entienden casi de inmediato; en cambio otros están en un volumen muy bajo y son apenas susurros con ruido de fondo. En algunas se suelen escuchar interferencias y voces lejanas procedentes del medio ambiente que pueden llegar a confundirnos. La tarea de escuchar lleva tiempo. Las grabaciones deben oírse varias veces prestando mucha atención y afinando el oído. Por eso se recomienda no realizar grabaciones muy extensas, lo aconsejable es que no duren más de dos o tres minutos.

En ciertos casos decodificar los mensajes que los Seres de Luz nos envían, es bastante trabajoso, ya que están en una velocidad desacostumbrada para nuestros oídos. A pesar de esto, con un poco de práctica y la ayuda de la tecnología, se obtienen comunicaciones asombrosas con los Seres del otro lado. Generalmente, se consiguen sintéticas y coherentes respuestas relacionadas con el tema sobre el que les preguntamos. En ocasiones se escuchan parlamentos mucho más largos y hasta diálogos entre los Seres de Luz, como si todos quisieran hablar al mismo tiempo.

Nuestros queridos invisibles que nos antecedieron en la partida, pueden y quieren comunicarse con nosotros para transmitirnos sus tranquilizadores mensajes. Así lo han manifestado en infinidad de transcomunicaciones. Al hacer contacto con ellos, no los molestamos en absoluto ni interrumpimos su eterno descanso, como creen algunos equivocadamente. Ellos no descansan, “viven” en grupos de afinidad y realizan tareas relacionadas con su evolución espiritual.

A la luz de la gran cantidad de contactos hechos, no sólo por mí sino también por otros colegas transcomunicadores, se comprobó que en casi todos hay contestaciones. Los Seres responden inteligentemente a nuestras preguntas o lo hacen sus Guías o Maestros que los acompañan.

También puede ocurrir que las voces recibidas sean muy débiles y que nuestro oído no las capte al ser reproducidas, por lo tanto, es conveniente editarlos en la computadora, levantando el volumen y eliminando los ruidos para poder escucharlas.

Soportes.

Llamamos soporte al “ruido” que deliberadamente insertamos como fondo de nuestras transcomunicaciones. Los Seres de Luz, utilizan estos sonidos para modificarlos y transformarlos en palabras audibles.

Según lo han manifestado en infinidad de contactos, uno de los soportes que mejor funciona es el sonido del agua: una lluvia suave, el lejano oleaje del mar o de un lago, un hilo de agua que fluye de un arroyo o simplemente una canilla abierta.

   Algunos investigadores, como el alemán Hans Otto König, fabricaron su propio soporte. En este caso era un generador de ultrasonidos, que emitía resonancias bastante molestas para el oído, pero muy efectivo por sus resultados. Este investigador tuvo diálogos on line con sus interlocutores del otro lado.

En mi permanente búsqueda para mejorar la calidad de las grabaciones, “armé” en la PC soportes sobre la base de las voces terrenales de mis seres queridos, tomadas de antiguos vídeos; en uno mezclé los sonidos que producían las herramientas de carpintería usadas por mi padre, y en otro, el canto de los pájaros que tenía en casa mi madre. Muchos transcomunicadores aún usan el ruido blanco de un televisor sin señal o una emisora de radio no sintonizada, otros intentan con un monótono discurso en idioma chino u otro. Debo reconocer que cuando hice las pruebas todos estos soportes funcionaron, en mayor o menor medida. Todavía no se sabe a ciencia cierta de qué depende para que las transcomunicaciones sean claras y potentes. Aunque hoy la tecnología nos ayuda mucho, seguramente el proceso de comunicación depende de los comunicantes y no de nosotros. Como lo relaté en el libro, cuando le pregunté a mi padre acerca de la conveniencia de usar uno u otro soporte el me respondió con claridad:

– Paciencia. 

Aparatos electrónicos que pueden utilizarse

Siga siempre las instrucciones del fabricante para grabar. Infórmese acerca de las características principales y prestaciones de su equipo.

Grabadoras analógicas con casete.

 

 

 

 

 

 

La ventaja de estos equipos respecto de los más modernos, es su bajo costo. En caso de optar por este tipo de grabadoras es muy conveniente elegir algún modelo que tenga cuentavueltas, lo que nos permitirá ubicar rápidamente el mensaje que se haya grabado en la cinta y repetirlo tantas veces como sea necesario para lograr su comprensión. También es beneficioso que el grabador nos de la posibilidad de reducir la velocidad de reproducción, ya que esto facilita la escucha en la mayoría de los casos.

 

 

 

 

 

Se pueden transferir las grabaciones analógicas con    casete a la PC –aunque suelen perder su calidad original- mediante un cable con conectores minijack de3.5 mm. Macho (como el de los auriculares o micrófonos).

Grabadoras digitales.

 

 

 

 

 

 

 

Estos aparatos de avanzada tecnología, se acoplan fácilmente a una computadora por medio de un cable o puerto USB, para transferir el archivo digital tal cual se grabó, sin perder calidad.

Auriculares con micrófono incorporado

 

 

 

 

 

 

Se enchufan a una PC, al conector de auriculares (Ear) y al conector de micrófono (Mic).

Es ventajoso tener instalado en la PC, un programa de edición de audio para grabar con él. En su defecto, podrá usarse la grabadora de sonidos que incluye Windows, con la que también se pueden lograr buenos resultados. Este sencillo accesorio permite acelerar y desacelerar la reproducción de lo grabado; subir o bajar el volumen, agregar eco, cortar y borrar.

 

 

 

 

 

Para abrir la grabadora de sonidos –Windows XP-, se deben desplegar las siguientes ventanas: –Inicio –Todos los programas –Accesorios –Entretenimiento –Grabadora de sonidos, o escribir en el buscador: GRABADORA DE SONIDOS.

Una vez que la grabadora esté en pantalla, ir a la ventana –Ayuda –Temas de ayuda, allí se podrá consultar o imprimir un completo y sencillo manual de uso, donde está todo claramente explicado.

 

 

 

 

 

 

 

 

Los auriculares con micrófono también pueden conectarse a un aparato grabador –analógico o digital–. Es conveniente alejar el micrófono del equipo de grabación analógica todo lo que nos permita la longitud del cable, para evitar así que se filtre en la grabación el “ruido” de arrastre de la cinta y/o el del motor.

Micrófono

Sugiero utilizar un micrófono de16.000 a20.000 Hertz, preferentemente omnidireccional, que registra el sonido proveniente de cualquier dirección. Hay modelos a muy bajo precio en las casas de computación, y se consigue con ellos una aceptable calidad de audio. Puede conectarse a un grabador o directamente a la PC para grabar con la grabadora de sonidos de Windows o con algún programa de edición de audio que tengamos instalado en ella.

Grabe con calidad de CD ROM (44.100 Hertz, 16 bits, estéreo). Ver las indicaciones del programa de edición y grabación de audio instalado en su PC.

Usando estos parámetros, en muchas oportunidades he conseguido grabaciones de muy buena calidad, aunque a veces, usando el mismo equipamiento y configuración, no pude obtener la misma calidad.

Asimismo, se han conseguido asombrosas grabaciones, nítidas y de buen volumen con teléfonos celulares. No cuesta nada probar. Tal vez nos llevamos una gran sorpresa.

Sin rituales ni ceremonias, sólo el amor.

Con una profunda concentración y sintiendo un gran amor y respeto por quien está del otro lado, iniciamos la grabación. Esperamos 15 ó 20 segundos en silencio, sólo se debe escuchar el soporte antes de formular nuestra invocación, que puede ser mental o audible. Es conveniente pedirle a Dios, Mahoma, Buda, Jesús u otro referente religioso en el que uno crea, o simplemente a la Luz Universal, la debida protección para evitar interferencias y el permiso para transcomunicar exclusivamente con… (Mencionar el nombre o el apodo del Ser convocado). Sugiero que se exprese fecha, lugar, hora y cualquier otro dato que nos sea de utilidad, antes de realizar la introducción o formular la pregunta que deseamos sea respondida por nuestro interlocutor espiritual.

Durante la escucha, si lo hacemos en compañía de otros, debemos ser tolerantes y no tratar de convencer a nadie ni dejarnos influir con algo que no escuchamos o no entendemos manifiestamente. Muchas veces las voces no son del todo claras como desearíamos, por lo que pueden producirse alucinaciones auditivas y divergencias.

Algunos programas de edición de audio:

A continuación se indican sólo algunos de los tantos programas de grabación y edición de sonido que se utilizan para grabar y editar por medio de computadoras. Son programas realmente efectivos, que nos pueden ayudar muchísimo en nuestra tarea. Con el que estoy más familiarizado es un programa muy sencillo de operar, el “Acoústica”, que permite guardar archivos .wav o también .mp3. Se puede ver en pantalla, y en tiempo real, la gráfica osciloscópica de la grabación e insertar silencios, colocar etiquetas con inscripciones en el archivo, ajustar volumen, manejar el estiramiento de tiempo (reproducción más lenta o más rápida), eliminar ruidos con un clic del mouse, trabajar con ecualizador, modificar tonos de voz  (graves o agudos), incluir reverberaciones, reducir clicks, eliminar partes en las que se grabaron nada más que ruidos, etc. Por favor consulte el manual de su programa, computadora o de su tarjeta de sonido para mayor información.

 

 

 

 

 

 

 

 

Aunque los programas de edición de audio son muy confiables y casi siempre se puede deshacer los cambios realizados, es aconsejable trabajar sobre una copia de la grabación y nunca sobre el original para no borrar accidentalmente valiosos archivos.

Algunos de los programas más usados son, entre otros:

  • Acoústica
  • Sony Sound Forge
  • Adobe Audition

_________________________________________________________________________

Este INSTRUCTIVO forma parte del libro “¡HOLA DON JOSÉ! DIÁLOGOS CON MI PADRE QUE VIVE EN EL MÁS ALLÁ”. Copyright: José Neulist / I.S.B.N. 978-987-05-7921-2 / Hecho el depósito que prevé la Ley 11723.

Impreso en la Argentina. Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida, almacenada o transmitida en manera alguna ni por ningún medio, ya sea electrónico, químico, mecánico, óptico, de grabación o de fotocopia, digitalización u otros métodos, sin el permiso previo y escrito del autor. Su infracción está penada por las leyes 11723 y 25446.

_________________________________________________________________________


“LA CONCIENCIA SOBREVIVE A LA MUERTE FISICA”.

Entrevista al Dr. Pimm Van Lommel, cardiólogo y experto en experiencias después de la muerte.

 

         “Tengo 58 años. Soy cardiólogo desde hace 31 y profesor de Cardiología del hospital Rijn State de Arnhem (Holanda). He visto morir a cientos de pacientes y resucitar a algunos: mi vida cambió cuando empecé a averiguar qué había al otro lado. Mi estudio en “The Lancet” desafía el concepto de conciencia de la medicina oficial.”

          “La medicina oficial considera que la conciencia es un producto del cerebro y por lo tanto desaparece cuando desaparecen las funciones cerebrales. ¡Pero la realidad y mi experiencia lo desmienten! Estos enfermos con sus EDM demuestran que hay conciencia después de la muerte y la tenían cuando ya estaban clínicamente muertos y sus funciones cerebrales eran inexistentes. (…) Y me intriga ver cómo las experiencias después de la muerte cambian la vida de mis pacientes. ¿Sabe que el 70 por ciento de los regresados se divorciaron poco después?”
                                                                                                     Pimm Van Lommel

          Este artículo no es para teorizar sobre la existencia de vida después de la muerte clínica. Ni es para lanzar una defensa encendida de la evidencia del espíritu más allá de la materia, ni para compartir con vosotros/as mi opinión sobre lo absurdo que llega a ser tener miedo a la muerte cuando conoces que es solamente un paso más de la vida. No. Este artículo es para celebrar LA EVIDENCIA CIENTÍFICA de que la conciencia continúa después de la muerte clínica…

          El doctor Lommel logró publicar un artículo en la prestigiosísima revista The Lancet, portavoz de la ciencia “oficial”, con un estudio cuanto menos revelador. En él, desmontaba las típicas teorías oficiales sobre las experiencias cercanas a la muerte y presentaba con protocolos científicos irreprochables múltiples ejemplos de personas que habían estado muertas… y cuya conciencia había seguido funcionando.

           Van Lommel no se conformó con su primer estudio, realizado en 1988: posteriormente puso a prueba sus conclusiones en una segunda oportunidad, con auditores independientes y medidas científicas aún más estrictas. Los resultados fueron exactamente los mismos…

          Las conclusiones del doctor Pim van Lommel reflejan que nuestro cuerpo físico no sería más que un receptáculo de la conciencia: procesos como la memoria también residirían “fuera” de la materia, abandonando ésta en el momento del óbito.

          Ya no es tiempo de seguir con dudas que corresponden a otra etapa de la humanidad. En el momento evolutivo en que estamos nos corresponde tomar decisiones y actuar de acuerdo a nuevos paradigmas diferentes a los que han existido hasta ahora oficialmente.

          Hay que tener valor y seguir avanzando.

          Os dejo con las palabras de Van Lommel en esta genial entrevista realizada en La Contra de La Vanguardia el 20 de Febrero de 2002…

________________________________________________________________________

          Tenía 42 años y sufrió un infarto en el autobús. Llegó a mi hospital en coma, ya azul, sin pulso ni respiración. Lo intubamos. La enfermera tuvo que quitarle la prótesis dental para conectarle el tubo…

          ¿Y murió?

          Clínicamente estaba muerto. Pero al cabo de hora y media su corazón volvió a latir débilmente. Después de una semana abrió los ojos y la primera persona que vio fue aquella enfermera que le había intubado cuando él estaba en coma…

          ¿Y…?

          Fue la enfermera la que casi sufre un ataque entonces, porque el paciente que ella había visto muerto la saludó y le dio las gracias por haberle intubado con mimo. Y le preguntó dónde había puesto su prótesis dental…

          No es la primera vez que se explican estas experiencias: túneles, luces, cosas así…

          Es la primera vez que la prestigiosa “The Lancet” publica un estudio como el mío, que desafía nuestro concepto de conciencia.

          Cuénteme.

          Es el primer estudio prospectivo, no retrospectivo; es decir, no explicamos experiencias después de la muerte (EDM), ya suficientemente documentadas, sino que apuntamos las causas que las producen.

          Pues explique, explique.

          Estudiamos 344 casos de pacientes que habían sufrido un ataque cardíaco y estaban clínicamente muertos. Sólo 62 de ellos (el 18 por ciento) había experimentado una EDM.

          No son muchos.

          Precisamente por eso, no aceptamos la explicación meramente fisiológica de esas EDM. Como sabe, hay tres explicaciones médicas hoy aceptadas para justificar las EDM.

          No lo sabía, pero me estoy enterando.

          Pues sí. La primera es fisiológica: la anoxia (falta de oxígeno) en el cerebro daría lugar a alucinaciones, luces blancas y demás.

          Resplandor blanco al final del túnel…

          Sí. Luego hay otra teoría, la psicológica, que sostiene que esas EDM son fruto del miedo a la muerte. Y luego una tercera teoría afirma que las EDM son consecuencia de la mezcla de anoxia y el miedo a la muerte.

         ¿Y usted qué cree?

          Yo he demostrado que no puede ser la anoxia, pues todos los pacientes la padecen y, por tanto, todos tendrían también que experimentar una EDM. En cambio, sólo el 18 por ciento tiene una EDM. Tampoco acepto la teoría psicológica, porque los 344 pacientes que entrevisté no tienen conciencia de haber sufrido ese miedo a la muerte.

           ¿Y son sinceros siempre?

           Sus recuerdos son precisos, claros y muchas veces comprobables, como el de la prótesis que le explicaba antes. Vamos, hombre: no cuestione mi estudio. ¿Por qué no cuestiona conmigo nuestra idea de conciencia?

           Estoy dispuesto.

          Muchos médicos, cuando oyen estas historias de sus pacientes, prefieren atribuirlas a alucinaciones, al trauma, a lo que sea, porque esas experiencias cuestionan su concepto de conciencia y de muerte.

           ¿Y usted?

          Yo ya no puedo aceptarlo tras mis 31 años de cardiólogo y haber visto morir a cientos de pacientes y “resucitar” a decenas de ellos. La medicina oficial considera que la conciencia es un producto del cerebro y por lo tanto desaparece cuando desaparecen las funciones cerebrales.

           Eso tiene su lógica…

          ¡Pero la realidad y mi experiencia lo desmienten! Estos enfermos con sus EDM demuestran que hay conciencia después de la muerte y la tenían cuando ya estaban clínicamente muertos y sus funciones cerebrales eran inexistentes. Su percepción estaba encima de su cuerpo y fuera de él. ¡Y tuvieron experiencias ultra sensoriales comprobadas!

           ¿Y usted qué piensa?

          Me interesa el concepto de conciencia como retransmisor de ondas, una especie de televisión que repite ondas que llegan de otro sitio. Así que, aunque el cerebro deje de funcionar, la conciencia sigue retransmitiendo.

          Interesante.

          Y me intriga ver cómo las experiencias después de la muerte cambian la vida de mis pacientes. ¿Sabe que el 70 por ciento de los regresados se divorciaron poco después?

           ¿Por qué?

          Porque eran otras personas y su nueva personalidad no ligaba con su antigua pareja. Cuando regresan de la muerte, los pacientes con una EDM ya son otras personas.

           ¿Por qué?

          Han perdido el miedo a la muerte, pues han estado allí y saben que no pasa nada, que de algún modo siguen estando en alguna parte. Y eso les cambia su manera de vivir.

           Pero no son ellos ya…

          ¡Por ahí va usted bien! Ahora siga pensando conmigo…

           Lo intentaré.
¿Cómo es posible que cambiemos nuestro cuerpo hasta la última célula unas 50 veces en 80 años -si es que llegamos a vivirlos- y sigamos siendo nosotros?

           ¿Somos nosotros?
Siga haciéndose preguntas. ¿Está la conciencia ligada a nuestro yo o puede ir más allá? Está claro que puede ir más allá de la muerte. Lo hemos demostrado.

           Pero los que vuelven no son ellos…

          Siga pensando.

          Doctor, no sé si yo quiero ir más allá.

          Ese es el problema de muchos humanos y, no crea, también de muchos médicos.

          ¿Y usted?

          A mí, trabajar en este estudio me ha cambiado la vida porque, si no temes la muerte, cambias tu vida.

________________________________________________________________________

“CUANDO MUERES SOLO CAMBIAS DE CONCIENCIA”.

Pim van Lommel, cardiólogo; investiga experiencias después de la muerte (EDM)

La ciencia ignora o niega cuanto no puede explicar, pero eso no quiere decir que no exista. La vida del doctor Van Lommel es una apuesta por la verdad, por muy inexplicable que parezca, más allá del camino trillado de la ortodoxia. Han pasado diez años desde que hablamos, pero al estrechar su mano en el aeropuerto de Ámsterdam (viene de conferenciar en Atlanta) me sonríe como a un viejo amigo y experimento una íntima sensación de paz y seguridad. El doctor Van Lommel se ha asomado al otro lado sin dejarse en éste el sentido común y lo que ha visto es bueno, aunque, para dominarnos, nos hayan infundido el miedo a verlo. Aceptarlo es aceptarnos y sentirse mejor.

Cuando enseñaba Cardiología en el hospital de Arnhem -800 camas- ya investigaba cómo algunos pacientes, tras infarto y muerte clínica, volvían a vivir.

          … Hasta que en 1986 leí el testimonio de un estudiante de Medicina, George Ritchie, que resucitó tras nueve minutos de muerte clínica. Me impresionó tanto que empecé a estudiar en profundidad esos casos.

          ¿Tantos había? En 1988 ya tenía doce episodios incuestionables y creé una red de investigación con otros diez hospitales holandeses. Iniciamos un estudio clínico prospectivo de 344 pacientes, que publicó The Lancet (2001).

          Causó un impacto mundial. Tanto que ya le avancé entonces, cuando usted me entrevistó, que, tras 31 años de cardiología, me iba a dedicar en exclusiva a las experiencias cercanas a la muerte (EDM).

          ¿Qué hemos aprendido desde el 2001? Tenemos más preguntas, además de la clásica: ¿si la conciencia es un mero producto del cerebro, cómo puede sobrevivir y explicar la experiencia de la muerte?

          ¿Qué dice la ortodoxia médica? Que se trata de meras alucinaciones causadas por la anoxia (carencia de oxígeno).

          ¿Y qué le dice su investigación? Si la causa fuera la anoxia, todos los que vuelven a la vida tras la muerte tendrían EDM, porque todos la sufren, pero, en cambio, sólo el 18% tiene esas experiencias.

          ¿Qué explican sobre ellas? Coinciden en hablar de recuerdos, cognición y emociones y mantienen la identidad, un punto crucial, porque el ego es el enlace entre la conciencia y el cuerpo.

          ¿Luces, voces, su vida en un instante…? Las han experimentado miles de personas, pero no todos las explican por temor a ser tachados de lunáticos o porque creen que las causan la medicación o la enfermedad.

          ¿Todos experimentan lo mismo? No todos experimentan todo, pero todos citan algunas experiencias recurrentes que coinciden en un cruce espacio-temporal.

          ¿A qué se refiere? Es la revisión de la vida pasada, pero también la futura y presente: algunos, al volver, anticipan sucesos y reinterpretan los ya pasados, así que suelen cambiar de pareja, de trabajo, de existencia, porque han contemplado su vida en conjunto durante su EDM.

          ¿Cómo son esas visiones? Inefables, a menudo el lenguaje carece de términos para explicarlas. Una EDM de tres minutos puede requerir semanas de testimonio en el que no se repite un solo episodio. El tiempo, como le decía, transcurre de un modo único en síntesis con el espacio y una constelación de familiares y afectos.

          Por ejemplo. Un paciente refiere cómo en su EDM había visto a un señor desconocido sonriéndole. Diez años después, su madre agonizante le reveló que él era hijo de una relación extramarital y le mostró una fotografía de su padre biológico, asesinado en un campo de concentración: era aquel señor sonriente.

          ¿Cómo sabe que esos pacientes clínicamente muertos siguen conscientes? Lo prueban cientos de casos. En Conciencia más allá de la vida explico el de un hombre de 43 años que nos llegó cianótico, frío, sin tensión y con las pupilas dilatadas. La enfermera le extrajo la dentadura postiza y la depositó en un cajón. Resucitó inexplicablemente tras un largo coma y preguntó por sus dientes.

          Si estas vivo, resultan muy útiles. Reconoció, al verla, a la enfermera y le pidió que se los devolviera. Ella nos llamó alarmada y entonces el paciente nos relató en detalle lo que habíamos dicho y hecho cuando llegó muerto a urgencias del hospital.

          ¿Y usted qué cree? Nuestra conciencia no es más que un retransmisor para esta dimensión de nuestro ser en varias. Es como una radio que, mientras vivimos aquí, sintoniza con este universo. Nuestra muerte sólo es un cambio de conciencia, una transición. Sólo morimos en una dimensión para pasar a otras.

          ¿Es una convicción religiosa? Es física cuántica. Yo no soy creyente. Muchas religiones se han acercado a esa realidad con técnicas de paso entre esas dimensiones, como la meditación o el misticismo.

          ¿Cómo lo sabe? Porque estudio casos -me consultan decenas cada día- y las experiencias son recurrentes y concurrentes: confluyen tiempo -pasado, presente y futuro: tienen visiones- y espacio en sensación de unidad.

 Y esos testimonios de cada día coinciden con los relatos de la mística y las visiones de profetas, gurús y santos desde hace siglos.

          ¿Todo está conectado? Ven la luz (los niños me cuentan que un ángel; los ateos hablan de “una energía” y los creyentes, de Dios). Todos se refieren a lo mismo y que en ello se sienten integrados.

          ¿Por qué la ciencia lo ignora? Hasta ahora, la mecánica cuántica demuestra que la luz consta de partículas que al mismo tiempo son ondas -creo que nuestra conciencia las retransmite- dependiendo del estado del observador.

          La experiencia de lo objetivo, al fin, depende de tu estado subjetivo. Así que, desde los gurús milenarios hasta los físicos cuánticos, cuando asumes tu transición sin miedo experimentas un anticipo de esa sensación de plenitud.

Madurar es liberar la conciencia de la edad: he tratado a jóvenes con experiencias después de la muerte más maduros que yo. Mi padre era neurólogo y yo quise ser físico: ahora estudio física cuántica para entender qué sucede tras la muerte. La fe es otro camino a la verdad.

Fuente: La Vanguardia

_________________________________________________________________________